El inicio está cerca » DonVix

El inicio está cerca

DonVix April 22, 2021

Compartir en tus redes sociales:

Lo primero que nos conviene entender a los mexicanos es que no estamos ante el fin de algo, sino frente a un inicio.

La desastrosa presidencia de Andrés López no es otra cosa que una ausencia, dolorosa y absurda, de un modelo político viable: el que teníamos en México colapsó en algún momento entre 2012 y 2018; hoy, López es la consecuencia de ese colapso: es torpe, es cobarde, es ausente. Es el tipito al que dejaron a cargo del desastre. El síndico de esta quiebra política.

Por eso nada funciona con el gobierno federal; por eso no hay medicinas, ni albergues, ni guarderías, ni suficiente personal médico; por eso hay accidentes en Pemex y CFE; por eso las inversiones huyen de México, y el empleo se extingue: porque donde había un sistema presidencialista, hoy no hay ni presidente, ni gobierno federal, ni reglas que suficientes grupos políticos estén dispuestos a respetar. Es por eso que, ante una pandemia anunciada, han muerto medio millón de mexicanos sin que el gobierno federal haga algo para impedirlo: nos enfrentamos a ella sin apoyo, sin información confiable, sin asesoría de salud, sin equipo ni personal… sin vacunas.

El camino que los mexicanos tenemos enfrente sólo presenta una opción: avanzar, con las herramientas que tenemos, construyendo algo nuevo. No podemos regresar: lo que teníamos ya se acabó, ya no está. Tampoco podemos quedarnos aquí, en medio del caos. Lo único que nos queda es avanzar.

Y para poder avanzar, necesitamos abandonar lo que ya no sirve: la simulación, la apatía cívica, el doble rasero; hay que convertirnos YA en ciudadanos. El tiempo cómodo y seguro, donde podíamos limitarnos a votar entre opciones más o menos claras y viables, ya terminó; ahora debemos hacer más cosas que sólo votar: votar está bien… cuidar lo que votas, es mejor.

Estamos a 45 días de la elección más amplia de nuestra historia, en medio de una pandemia y con un gobierno federal que se empeña en destruir nuestra paz, nuestro bienestar y nuestro futuro. Es obvio que debemos salir a votar, y que nuestro voto NO debe ser para el partido de López, Morena… eso está muy claro. Ahora, lo que importa es saber por quién SÍ vamos a votar, para qué lo haremos, y cómo nos aseguraremos que nuestro voto realmente nos sirva a los mexicanos de a pie.

Hoy debemos realmente conocer a quienes validaremos con nuestro voto, para que lleguen a un cargo de elección popular; y no sólo eso: hoy también debemos construir una relación nueva, funcional, más simétrica en cuanto a la responsabilidad y el poder, con esas personas a quienes encargaremos la realización y ejecución de las leyes que nos afectan… si antes no lo hicimos, o lo hicimos a medias, o no sabíamos que debíamos hacerlo, ya importa poco: lo importante ahora es empezar a hacerlo.

Las sociedades no pueden ser omisas por siempre, en los temas que le afectan: más temprano que tarde, las omisiones se convierten en problemas, y si los problemas no se atienden, derivan en tragedias. Hoy los mexicanos tenemos un grave problema, representado por López, y si no lo atendemos en serio, terminará en una tragedia peor que la que vivimos hoy… sí, que nadie lo dude: nuestra situación todavía puede empeorar más, mucho más. Tenemos que salir de esto ya, y hacerlo bien.

Hay tres acciones claras y útiles, en las que deberíamos coincidir todos los mexicanos, además de salir a votar y de NO hacerlo por “Morena”:

  1. Conocer a las personas que buscan nuestro voto para llegar a un cargo, y qué pretenden.
  2. Comunicarnos entre nosotros, y con ellas, lo que sí queremos que suceda en nuestro país.
  3. Declarar qué estamos dispuestos a hacer, junto con ellas, para lograr eso que sí queremos.

Con estas acciones, podemos empezar a construir otro modelo político, más útil para los de pie, y más estable y seguro para todos.

Este trabajo no es opcional, ni podemos diferirlo “para luego”: hoy, en este caos, cualquier cosa puede ser construida, y no todas nos resultarían útiles a los de pie; en esta ausencia de reglas, con miedo y dolor por todas partes, algunos grupos pueden aprovechar para construir un modelo PEOR que el que recién agotamos, con menos opciones y bienestar, y con menos libertades para todos nosotros. Hoy se pueden ver algunos esfuerzos en ese sentido… por eso debemos hacer nuestro trabajo ya.

Para elegir con quién trabajar y a quién votar, hay que enfocarnos en las personas, mexicanos: no nos distraigamos con colores… la primera función de los colores es dividirnos; sucedió en 2018, abriéndole la puerta a este desastre, y seguirá sucediendo mientras lo permitamos. Los membretes asociados a un colorcito son parte de ese modelo que ya se agotó, que ya no está, y que por ello ya no puede servirnos. Si nos aferramos a él, perderemos tiempo y también perderemos la oportunidad de construir algo nuevo y mejor, que hoy está a nuestro alcance; que nadie dude: nada es imposible para 130 millones de personas que trabajan coordinadas, con una meta en común.

Hagamos que todo este dolor y llanto de muerte, se convierta en dolor y llanto de parto, mexicanos.

Que el grito ya no sea de frustración, sino de guerra.

Que nuestras manos, cerradas una sobre otra a la altura del corazón, se abran hacia arriba, apuntando alto, celebrando un triunfo de todos.

Yo puedo hacerlo, y tú también puedes… lo se porque te conozco: eres mi vecina que riega su pasto, y a veces también riega el mío; eres mi cliente, que pone pan en mi mesa; eres mi compañero de trabajo, que me cuida y a quien cuido; eres mi hermano, que me da ejemplo; eres mi madre, que siempre cree en mí; eres mi padre, que me enseñó a ganar; y eres mi esposa, que cada mañana hace nuevas todas las cosas.

Te conozco y me conoces: trabajemos juntos, para que el gobierno nos sirva.

DonVix


Soy Donvix y quiero saber. Me pregunto cosas sobre temas cotidianos, porque temo perderme de algo útil que esté sucediendo justo frente a mí. A veces logro encontrar una respuesta y, cuando lo consigo, es aquí donde las conservo y las comparto: los que también quieren saber me ayudan, y los estúpidos se enojan. Yo disfruto a ambos.

Te puede interesar:


Cruzar el Río

Cruzar el río

Yo todavía

Yo todavía