Gobernar con el corazón » DonVix

Gobernar con el corazón

Luis Carlos López Ulloa November 10, 2021

Compartir en tus redes sociales:

En la semana previa a su toma de posesión como gobernadora de Baja California, la Mtra. Marina del Pilar Ávila Olmeda y Marco Mejía, su hoy secretario de Hacienda, comentaron en entrevistas que les tocará gobernar con finanzas del estado muy comprometidas y con poco margen de maniobra. Para ser precisos, el dato concreto es que el gobernador Bonilla (quien terminó el pasado 31 de octubre) los dejó en una crisis financiera con menos de 100 millones de pesos en caja y de hecho, la primera acción de la gobernadora Ávila fue solicitar un crédito a corto plazo de 2 mil millones de pesos para pagar la nómina.

En su lema de gobierno, señala la Mtra. Ávila que gobernará con el corazón por delante, así lo dijo y subrayó desde su mensaje de toma de posesión. Se puede entender  -hasta cierto punto- la frase en el contexto de la retórica y para apelar a sensaciones positivas entre la gente, solo que los problemas de finanzas del estado, de seguridad pública, de la generación de empleos, entre otros muchos pendientes que hay en la entidad no se arreglan con el corazón sino con datos, técnica y sentido común.  Francisco Vega de Lamadrid, gobernador entre 2013 y 2019, también dijo que gobernaba con el corazón y así nos fue.

En ese contexto mira uno a los círculos y actores políticos en la entidad en una posición cómoda, la oposición principal es el Partido Encuentro Solidario (en gran medida por los votos que les acarreó el Ing. Jorge Hank Rhon), con un PAN aún sacudido por la debacle electoral después de 30 años de gobierno a nivel local, y con el resto de partidos prácticamente borrados.  Total que en Baja California quienes gobiernan no saben lo que están haciendo, y quienes son oposición no saben en donde están parados. Nadie asume, pues, la responsabilidad que le toca.

En resumidas cuentas ¿qué deben aprender los bajacalifornianos de estos 8 años de malas administraciones estatales? que el populismo (de derecha o de izquierda) es nocivo para las finanzas públicas y las de usted y mías porque al final nos toca a todos pagar la fiesta y el derroche.  Y esta lección deberíamos también aprenderla a nivel nacional.

Asimismo, sirva este ejemplo también para hacer un llamado muy honesto: los votantes debemos aprender a hacernos responsables de por quién votamos. Y no se trata de establecer una inquisición contra los votantes, pero sí es indispensable ponerle el nombre y apellido a los responsables del desastre populista que en este momento está destruyendo  todo. Por ello, el acto de votar es tan valioso y no debe ser banalizado ni superfluo. Andamos en redes sociales muy apresurados preguntando por quién votar en 2024, cuando en este deberíamos estar más ocupados en garantizar que las instituciones sobrevivan y que podamos llevar a cabo elecciones no solo en 2024, sino en el futuro.  Lo digo de manera clara: sin ciudadanos no habrá instituciones.

Luis Carlos López Ulloa


Nació en Sinaloa y reside en Tijuana, Baja California desde 1989. Es Profesor universitario e investigador. Tiene varias publicaciones en revistas arbitradas a nivel nacional e internacional. Entre sus libros destacan: Cómo nos ven. Coincidencias y diferencias entre los actores políticos de la alternancia en Baja California (2016) y Ruffo. Confesiones y conversaciones con el primer gobernador de oposición en la alternancia mexicana (2020).

Te puede interesar:


Elecciones incómodas

Vamos a volver