El Estatismo Bueno » DonVix

El Estatismo Bueno

Luis Carlos López Ulloa October 12, 2021

Compartir en tus redes sociales:

¿Qué fue lo que realmente sucedió en México? ¿Cómo podemos entender el resultado de la elección del 2018? Desde mi punto de vista, creo que hubo una falla en la tradición oral y en la preservación y permanencia de la memoria histórica. Una vez que se logró la transición política (al menos parcialmente) y la alternancia se volvió circunstancia común, y todos nos dedicamos a disfrutar del nuevo México producto de la reforma política y económica.

Es decir, conforme pasó el tiempo, los baby boomers y la Generación X no transmitimos el mensaje a los millenials y centenials de los peligros  del estatismo. De modo que los mexicanos que nacieron desde mediados de los ochenta no tuvieron (muchos) referentes de historia para conocer lo que sucedió entre 1970 y 1982. Y ahí sí que la generación de los baby boomers pueden dar fe del desastre económico de Luis Echeverría y López Portillo (por ejemplo, la generación de mis padres). Y por más que el presidente Andrés López y su pandilla quieran presentarse como políticos progresistas, no pueden maquillar nuca al estatismo de “bueno” porque es nocivo, es corrosivo de la economía, inhibe la competencia y somete a la sociedad.

Esto es muy sencillo de comprobar, mire usted el horizonte que ve el presidente, mire usted los perfiles de quienes le acompañan, una gran parte de ellos fueron los priistas relegados con la apertura y el choque interno del PRI de 1987-1988. Por eso el presidente López se siente cómodo en el estatismo, porque tiene esta ensoñación de heroicidad propia de la izquierda trasnochada de los años sesenta y setenta.  Va un ejemplo más, Jaime Bonilla Valdés, gobernador de BC, tenía como consejero a Xicoténcatl Leyva Mortera, último priista electo gobernador de Baja California en 1983 y destituido por Carlos Salinas en 1989. Luego de 30 años de bajo perfil, con la llegada de Morena al gobierno de la entidad, públicamente se hacían esfuerzos por reivindicarlo. Sin embargo, una sencilla búsqueda de Google es suficiente para conocer algunos de sus “resultados” en la entidad. 

Hoy podemos ver hacia atrás y darnos cuenta que nos quedamos a la mitad del camino en la transición política. Hubo alternancia electoral, se lograron ciertos avances en la institucionalización de la vida pública, pero poco logramos en favor de la cultura de la legalidad, y justo ahí es donde más fallamos: en la consolidación de una cultura cívica. Nos faltó incorporar la civilidad en la vida cotidiana y construir un país nuevo desde la raíz. Es decir, nos toca hacer pedagogía cívica para las nuevas generaciones y enseñarles que no hay “estatismo bueno”.

De nuevo, no digo que apostemos todo a regresar al México previo a julio de 2018, ese sería el gran error. Al contrario, nos falta hablar de lo que sí queremos, de lo que sí podemos hacer.  Por ello me permito insistir con usted es que nos toca actuar en nuestro entorno. Es claro que luego del periodo de reforma política, nos toca tomar nuevo impulso y llevar este país a una república de ciudadanos. 

Porque seamos francos ¿En qué otro contexto podría el régimen actual presentar una contrarreforma que apuesta por un estatismo bueno en la persona de Manuel Bartlett ofreciendo soberanía sino en el de una sociedad omisa?

Luis Carlos López Ulloa


Nació en Sinaloa y reside en Tijuana, Baja California desde 1989. Es Profesor universitario e investigador. Tiene varias publicaciones en revistas arbitradas a nivel nacional e internacional. Entre sus libros destacan: Cómo nos ven. Coincidencias y diferencias entre los actores políticos de la alternancia en Baja California (2016) y Ruffo. Confesiones y conversaciones con el primer gobernador de oposición en la alternancia mexicana (2020).

Te puede interesar:


Discursos Agotados

Elecciones incómodas