Avioncitos militares » DonVix

Avioncitos militares

Luis Carlos López Ulloa November 24, 2021

Compartir en tus redes sociales:

Uno de los factores que permitió la estabilidad del régimen emergido de la llamada Revolución Mexicana es que mediante un gran pacto político se pudo “dar juego” a todos los grupos políticos en los años 20 y 30, entre ellos a los militares.  La gran transición sucedió del general Lázaro Cárdenas al general Manuel Ávila Camacho (quien era en realidad un militar administrativo) y de ahí al licenciado Miguel Alemán Valdés. Una vez sucedido esto, el ímpetu militar y las ansias de poder fueron apaciguados con puestos, salarios y una sólida formación castrense.

El asunto de ninguna manera es menor, puesto que durante todo el siglo XX y los primeros años del siglo XXI, el Ejército mexicano era considerado “de paz”, y su participación en la vida pública del país estuvo siempre limitada a acciones de ayuda en caso de siniestros y desastres naturales. También es cierto que hubo varios capítulos espinosos de la participación de los soldados que pusieron en entredicho su rol. Sin embargo, las fuerzas armadas mexicanas siempre han sido bien vistas por la opinión pública en México.

Bien, pues esa etapa de gobiernos civiles estables y con el Ejército como uno de los factores garantes de dicha estabilidad ha terminado el pasado 20 de noviembre de 2021. En una expresión que no habíamos escuchado de un secretario de la SEDENA, el general Luis Crescencio Sandoval  en su mensaje alusivo a la Revolución Mexicana hizo referencia a la contribución que hace el Ejército a la transformación que encabeza el actual presidente. También en su mensaje se refirió a las transformaciones de la historia nacional, y en la cual la retórica del gobierno actual sugiere que hay una cuarta etapa que esta en concordancia con las tres anteriores. No es papel del secretario de la SEDENA hacer valoraciones de tipo histórico, porque el presente solo cuando es historia puede ser estudiado, entendido, analizado.

¿Por qué esto debe preocuparnos? El hoy presidente de la república prometió en su campaña electoral en 2018 llevar a los soldados a los cuarteles.  En lugar de cumplirse esa promesa ha sucedido que los soldados tienen hoy una gran participación: se les entrega la construcción de un aeropuerto y de un tren con la justificación de que los soldados son incorruptibles, mientras que investigaciones periodísticas comprueban lo contrario.  Y aunque se puede matizar y decir lo que se quiera, lo cierto es que hoy, más que nunca, el Ejército tiene un rol muy importante en el país (la puerta la abrió Calderón, la mantuvo abierta Peña y López ya de plano la quitó).  Tan importante como que el titular de la Sedena “invita” a los mexicanos a unirse al proyecto de la “transformación”. Es decir, los generales haciendo política abiertamente y en total descaro.

Finalmente, seamos francos: ¿de qué tamaño es el problema que tienes que contradecir una de tus principales promesas electorales y sostener tu gobierno “civil” en los hombros del Ejército?

Hemos cruzado el Rubicón y todo para que jueguen a los avioncitos.

Luis Carlos López Ulloa


Nació en Sinaloa y reside en Tijuana, Baja California desde 1989. Es Profesor universitario e investigador. Tiene varias publicaciones en revistas arbitradas a nivel nacional e internacional. Entre sus libros destacan: Cómo nos ven. Coincidencias y diferencias entre los actores políticos de la alternancia en Baja California (2016) y Ruffo. Confesiones y conversaciones con el primer gobernador de oposición en la alternancia mexicana (2020).

Te puede interesar:


Vamos a volver

Tengamos valor